FC Barcelona

article title

Alcácer: la ley del esfuerzo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Paco Alcácer atraviesa su mejor momento en Barcelona. Con cuatro goles en ocho partidos, el ariete español se ha ganado la confianza de su técnico, Ernesto Valverde, y la de la afición culé. A este nivel, el ex jugador del Valencia no solo llama a la puerta de las oportunidades, sino que amenaza con derrumbarla. Que le dejen o no, ya es otra cosa.

Alcácer parece con Valverde un jugador distinto al que era con Luis Enrique. A diferencia del curso pasado, esta campaña sí está viendo portería con facilidad y dicho idilio le ha permitido soltarse. Con un Luis Suárez peleón, pero lejos de su mejor versión, un Dembélé lesionado y un Deulofeu fallón, las dudas sobre el rol del valenciano crecen. Si juega de titular ve portería con facilidad y si comparte once con Suárez libera al uruguayo y le facilita el trabajo. Seguramente, no obstante, en un mundo idílico, en clave azulgrana, su rol perfecto actualmente sería el de suplente revulsivo, pero ahí su nivel no ha sido el mismo.

(Getty)

Tras un inicio de temporada complicado, el partido contra el Sevilla puede haberle cambiado su trayectoria por la ciudad condal. Dos goles para conseguir tres puntos que pueden devenir importantísimos en la lucha por la Liga. Desde entonces, cuatro tantos en las últimas cuatro titularidades. Alcácer quiere minutos, se los ha ganado a pulso por rendimiento y, en este sentido, no se entiende que no entrara en los planes contra la Juventus o el Valencia. ¿Qué más necesita hacer para derrumbar la puerta?

De cara al futuro, pese a su buen momento, las dudas son gigantes. Por un lado, el regreso de Dembélé le complicará gozar de minutos con cierta regularidad. Por otro, la más que factible opción de que el Barcelona acuda al mercado, sea en invierno o verano, a por otro ariete y el ascenso de Arnaiz le dificultan aún más la tarea. Con un Messi intocable, un Suárez al que todavía le quedan dos-tres años, un Dembélé llamado a ser intocable y un fichaje, su rol, salvo sorpresa, está llamado a ser secundario en un futuro a corto plazo, pese a que por méritos no sea lo que merezca. ¿Lo aceptará?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados