Fútbol holandés

article title

Argumentos para creer en la resurrección holandesa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Holanda tendrá una oportunidad inmejorable para volver a la vida cuando inicie la Copa de las Naciones de la UEFA, torneo que arrojará cupos a la Eurocopa y un título que servirá de estímulo y para engrosar un palmarés necesitado de triunfos. El equipo rivalizará con Alemania y Francia en el grupo de la muerte y disputará sus partidos entre marzo y noviembre de 2019.

Tras quedar fuera de la última Eurocopa y Mundial, despedir a Arjen Robben y Robin Van Persie como símbolos de una generación de oro y no figurar internacionalmente a nivel de clubes, el panorama es sombrío, ¿Pero es tan desolador el horizonte de Holanda? ¿Es la crisis tan pronunciada como para no poder reponerse? Son preguntas que solamente el tiempo responderá, lo que sí es una garantía es que los tulipanes continúan sacando jugadores extraordinarios y que el prestigio sigue existiendo. El rejuvenecer es posible en una selección que no cuenta con cuerpo técnico ni con un tren directivo claro, pero que sí se nutre de una historia y de un talento envidiable.


Retos del entrenador

Cuando Albert Stuivenberg, actual entrenador en la KRC Genk de Bélgica, tomó los mandos de las categorías inferiores de Holanda, los resultados demostraron que en el país de los tulipanes había futuro y presente. La “Oranje” ganó de manera consecutiva las ediciones Sub17 de 2010/2011 y 2011/2012 dando espectáculo. Si bien es cierto que esto no lleva a una consecuencia inmediata de éxito sí aproxima a que hay un talento que revisar. No es casualidad que los Nathan Aké, Tobby Vilhena y Memphis Depay sean aún jóvenes jugadores con cierto recorrido en la élite tras conquistar títulos con las categorías inferiores, llegando a la selección mayor.

El compromiso del seleccionador que arribe al combinado neerlandés es aglutinar a lo mejor de esas generaciones y sumar un presente que no ha sido tan oscuro como pudiera creerse. Es cierto que no abundan los futbolistas del país del norte de Europa en clubes élites, pero también es cierto que con una base Sub 23, Holanda alcanzó el tercer puesto en la última Copa del Mundo y que el Ajax, con muchos jugadores de la cantera, se convirtió en el equipo más joven de la historia en disputar una final continental (Europa League 2017).

Otro reto estará en conseguir a que los jugadores que triunfan en equipos de alto nivel, resalten en el combinado tulipán. Si bien es cierto que Liverpool y Roma no son equipos de élite, son clubes competitivos que tienen jugadores en algunas de las mejores selecciones del mundo. Entonces, ¿Por qué Wijnaldum y Strootman exhiben un nivel tan abrumadoramente inferior en la selección de Holanda? Sin duda estos talentos con un mejor rendimiento aportarían muchísimo a la Oranje.


Figuras del relevo

No están Robben ni Van Persie, y muy probablemente Sneijder esté dando sus últimos pasos, pero en Holanda no hay motivos para deprimirse. Si bien es cierto que todavía no llega al nivel de Robben, Memphis Depay exhibe su rendimiento más espectacular en el Lyon, el cual sin duda hace pensar en que es posible que el jugador vuelva a recalar en un club de élite.

Por su parte, Daley Blind (Manchester United) y Jasper Cillessen (Barcelona) – Junto a un Robben que no está más disponible- son los únicos tulipanes que juegan en equipos de élite, pese a todo, no son indiscutibles y en el caso del portero del club azulgrana, no tiene regularidad al ser suplente. El golero debe buscar mayor continuidad, aunque cuando ha sido exigido ha respondido, mientras que Blind si puede presumir de ser tomado en cuenta en el conjunto británico, por lo que puede ser un pilar en la selección.

La zaga tulipán está bien resguardada más allá de Blind. Virgil Van Dijk (Liverpool), zaguero más caro de la historia, Matthijs de Ligt, quien ha roto todos los números por su juventud en el Ajax de Ámsterdam y otros como Stefan De Vrij (Lazio) y Wesley Hoedt (Southampton), quienes triunfan en algunos de los campeonatos más competitivos del mundo, son otras bazas que convierten a la última línea en un lugar con numerosas alternativas y de tranquilidad, sobre todo si se apoyan en unos costados en el que Kenny Tete, del Lyon, se vislumbra como un jugador distinto, ya célebre por un gran marcaje a Neymar.

Si bien ya no están los Nigel De Jong, Rafa Van der Vaart y compañía, la mitad de cancha ya ha mostrado a una línea con mucho potencial gracias a los Wijnaldum, Strootman e incluso Davy Propper, quien respondió en el proceso de Dick Advocaat. Igualmente se espera que Van de Beek, Frenkie de Jong, ambos del Ajax que sorprendió en la Europa League, y Ayoub, de origen marroquí y que acaba de fichar por el Feyenoord, puedan evolucionar antes de saltar a clubes de élite.

En el ataque, los holandeses prometen con numerosos talentos por los costados, aunque el delantero centro sigue siendo un flaco débil. Un resucitado Memphis Depay, Quincy Promes ídolo en Rusia e incluso un Ryan Babel que quema sus últimos cartuchos pero que ha tenido un resurgir lucen como opciones, pero el atacante Vincent Janssen, de quien se esperaba fuese el punta indiscutible de la Naranja Mecánica necesita recuperar el nivel que le hizo el delantero más prometedor de los Países Bajos. Igual empiezan a aparecer alternativas: Justin Kluivert y Steven Berghuis demuestran semana a semana de lo que son capaces en su condición de extremos, mientras que Jurgen Locadia deberá mostrar su potencial en Inglaterra como delantero centro mientras llega la explosión de Daishawn Redan, figura en las categorías inferiores del Chelsea que se ha consolidado como una auténtica perla de los Blues.


Tren gerencial y banquillo

A menudo se ha especulado que la selección holandesa buscará su renacimiento con la designación de un director deportivo por encima de un director técnico. Las oficinas de Zeist han atravesado momentos duros con una turbulencia que finalizó con numerosas renuncias y un naufragio de talla mundialista. Sin embargo, el tiempo ahora es un aliado que buscará que el barco naranja salga a flote con altura y buen fútbol.

Precisamente en la tónica del espectáculo, hay los que apoyan a Wim Jonk, un cruyffista empedernido, para que recoja la batuta de la KNVB. Seguro hay otras alternativas, pero también se especula con Fredd Rutten como un director deportivo e incluso están los que han hablado de un regreso de Louis Van Gaal, cada vez más lejos de que sea realidad. De recomponerse la punta de la pirámide, habrá el marco propio para la elección de un cuerpo técnico. Los recientemente cesanteados Ronald Koeman y Peter Bosz lucen como elegibles, pero evidentemente no atraviesan su mejor momento tras fracasar en sus clubes de turno. Sin embargo, el propio Stuivenberg, Henk Ten Cate, Phillip Cocu, Giovanni van Bronckhorst lucen como otras alternativas y hasta se ha especulado con fichar a un extranjero. El panorama se abre, pero pese a la incertidumbre, Holanda tiene argumentos para volver a la élite.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados