Fútbol inglés

article title

El muro líquido de Pep

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La inserción de Josep Guardiola a los bancos de fútbol significó un antes y un después en la evolución del fútbol moderno. El catalán revolucionó tácticamente el fútbol europeo, puliendo el diamante que Johan Cruyff le había entregado. La manera de atacar de sus equipos desde el balón y las posiciones, las mejoras técnicas en sus jugadores, la adquisición de hábitos… En resumen, un sinfín de características que desembocaban en un estilo de juego dominante al igual que bello. Este estilo de juego siguió en Múnich y, actualmente, brilla en Manchester. El hecho de que sus equipos tengan un alto porcentaje de posesión (en ocasiones llegando al 80%) hace que nos fijemos en mayor grado en la fase ofensiva, dejando de lado la fase defensiva.

Analizando las 8 temporadas que lleva en la élite como entrenador–sin contar el año actual–apreciamos que en 7 de ellas su equipo ha sido el menos goleado. Y es que Guardiola también ha cambiado la forma de defender. Muchos conjuntos eligen defender hacia atrás, es decir, hacer un repliegue bajo esperando al rival y tapando pasillos interiores. En cambio, los citizens apuestan por defender hacia delante, recuperar lo más cerca posible de portería, asumiendo riesgos y siendo agresivos. Esta idea tiene como objetivo recuperar el balón lo más arriba posible, para así volver a montar el ataque en una posición cercana a la meta. A lo largo de la historia hemos podido ver equipos históricos que han apostado por este ataque-defensa. La naranja mecánica de Rinus Michels con su “fútbol total”, atacar el balón aún sin tenerlo ejerciendo una presión intensa en todas las zonas del campo. Otro doctor honoris causa es Arrigo Sacchi y su Milán. Aquel grupo de jugadores practicaba un achique de líneas de vértigo, usando la famosa técnica del fuera de juego que, consistía en tirar la línea defensiva–de manera coordinada y organizada–hacia delante para dejar al rival en offside. Cabe destacar que en aquel entonces la regla del fuera de juego era distinta. Sacchi sobre defender hacia delante:

“Nos ejercitábamos también en la fase de no posesión para los bloqueos y las colocaciones preventivas, además de para la presión. Esta exige un equipo compacto y organizado, tiempos de ataque y marcaje escalonados; a la vez, por otro lado, es preciso deslizarse y cubrir con diagonales. El problema consistía en hacer correr hacia delante a futbolistas que desde siempre corrían hacia detrás. Hacia delante solo se corre si se está organizado y se sabe cuándo y cómo hacerlo. El objetivo era estar siempre en superioridad numérica cerca de la pelota”.

Si analizamos la fase defensiva del Manchester City apreciamos diferentes conceptos. Para entender la famosa presión tras pérdida hace falta comprender y diferenciar distintos aspectos del juego. Ataque y defensa son un todo, son dos elementos inseparables. La forma de atacar condicionará tu forma de defender, y en este caso, cómo y dónde robarás el balón. El equipo ha de viajar junto con balón para que así vaya adoptando posiciones en forma de bloque. Si el equipo está dispuesto de manera organizada y escalonada será más fácil presionar la posible pérdida de manera correcta. Otro elemento a tener es cuenta es el carril donde se produce la pérdida. El comportamiento no será el mismo en carril central que en el lateral. En el central, poseedor dispone de más carriles donde llevar el balón. La zona en la cual se pierde el balón también es importante, en zona 3 dispondremos de más jugadores detrás de balón para atacar la pérdida. Finalmente, en el momento de la pérdida los jugadores toman diferentes roles según la distancia respecto a la acción. Los cercanos, que efectúan una presión inmediata sobre la pérdida. Los intermedios, que se encargan de cerrar líneas de pase y de hacer coberturas a la espalda de cercanos. Y lejanos, que hacen vigilancias defensivas sobre un posible desplazamiento a delanteros y vigilancias sobre lado débil.

Por otro lado, observamos un rasgo característico de los conjuntos de Pep, el defender en intermedias. Este concepto aflora en contextos de saque de meta o de salida de balón. Pep Guardiola comenta sobre las posiciones intermedias:
El momento defensivo, desde mi punto de vista, es estar entre los jugadores. No declarar que estoy con él. Nunca. Siempre hay que estar entre dos posiciones. Lo mejor es sentir que este jugador puede llegar al central y al lateral. Saber que podrá escoger entre dos posiciones para llegar. Que el jugador que está atacando del equipo contrario no sepa donde está su defensa. Que piense que no tiene defensa, y que de repente sí que tenga porque esté o el otro llega”. Cuando los Sky Blue igualan la presión arriba y tienen superioridad en línea defensiva, quiere decir que en el centro del campo están en inferioridad. Si quieres tomar riesgos a la hora de presionar igualando o superando, has de elegir en la zona que tomas estos riesgos. Ante una posible superioridad, Guardiola elige defender en posiciones intermedias para poder llegar a defender a más de un rival.

Y para acabar, analizamos las situaciones en las que equipo contrario supera la primera línea de presión. Los de Manchester priorizan la protección de espacios interiores, orientando la presión a los carriles laterales, donde es más sencillo robar el esférico. Una vez llega el balón al extremo, buscan formar superioridades con ayudas contra poseedor. Mediante fintas defensivas y envolviendo a rival hacia el espacio interior de ambos, se busca robar para formar de nuevo el ataque. Como podemos ver, no solo se buscan las superioridades a nivel ofensivo sino también a nivel defensivo. Sacchi hace un razonamiento lógico sobre esto:
“Si en vez de defender con 1 lo hago con 2, tendré más opciones de robar”. En caso de que este 2 vs 1 sea superado y haya posibilidad de centro, se subraya la importancia de las las posturas corporales en área, las cuales me permitirán ver a delantero a la vez que balón.

En conclusión, uno de los aspectos que le ha hecho mejorar al equipo de Guardiola es la mejor de la fase defensiva. Concretamente, la adquisición de estos conceptos por parte de los jugadores y de la fortaleza en las áreas, las cuales Pep afirma que son claves en esta competición.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados